Sueños…

Cuando pequeño, uno de mis juegos favoritos era el soñar despierto. Imaginaba cómo me vería de adulto. Me veía en un carro deportivo rojo y sin capota manejando por la orilla de la playa. Podía estar guardado en esa idea a la que mi mente me viajaba bastante tiempo. No sé cuánto. A los niños lo menos que les interesa es ponerle prisa a sus sueños con el tik tok que marca el tiempo. Otras veces soñaba que era un gran empresario, un deportista, un famoso cantante y en muchas ocasiones soñé también que era el cura del pueblo. Es que lo bonito de soñar es que puedes ser lo que quieras, tener lo que sea o viajar a donde creas.

El único problema es que crecemos y dejamos de soñar. Quizás es que crecimos creyendo que los sueños son y pertenecen únicamente a los niños. Que los adultos no pueden tener tiempo para eso. Es más, hasta se nos hace sentir culpables si después de cierta edad nos atrevemos a ponerle color a nuestra imaginación. Y terminamos soñando en blanco y negro.

Sin embargo, si entendiéramos que los sueños no tienen fecha de caducidad, y que no hay porque renunciar a ellos, estos se harían realidad si al llegar el momento oportuno sabemos estar despiertos. Hay que aprender a desprenderse de lo que nos rodea de vez en cuando para que la realidad se distorcione un poco con aquellas fantasías que puedan ser placenteras. Soñar despiertos puede ser ese impulso que catapulta a lo nuevo. Solo hay que estar pendientes a todo cuanto nos rodea, si prestamos atención a los detalles que logran sensibilizarnos, veremos que las experiencias que permiten nuestro desarrollo están por todas partes.

¡Atrévete a soñar! Qué importa que quienes no lo comprendan porque ya se rindieron te llamen loco. Es más, loco sería no hacerlo y quedarnos paralizados por temor al fracaso o al qué dirán. Y como dijo William Shakespare, “Somos del mismo material que se tejen los sueños, nuestra pequeña vida está rodeada de sueños.”  Y como digo yo, sueña, porque cuando menos lo esperas, las cosas buenas que siempre soñaste llegan.

Pensándome,
José Rivas

Published by joserivassep

Nació en Humacao, Puerto Rico. Profesor de inlgés y ciencias de la religión.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: