Somos parte de ella…

Cancún

En estos días, me regalé la oportunidad de hacer un viaje. Sí, porque es importante hacerse regalos de vez en cuando para recordar cuán hermoso es el verdadero amor propio. Pero este no sería un viaje cualquiera. Un grupo de amigos a quienes acompañé, había elegido ir a un parque ecológico en la Riviera Maya de México, para pasar allí una semana. Pero, jamás imaginé que al llegar, tendría la oportunidad de tocar el paraíso con mis pies descalzos aún puestos en tierra. La sensación de poder estar en aquel lugar despertó cada uno de mis sentidos en formas tan mágicas que por momentos parecía irreal. Entonces se me ocurrió hacerme un regalo más. Procuré hacerme uno conmigo y ella… la naturaleza. Agudicé aún más cada una de las emociones que percibía pudiendo así permitirme sentir. ¡Es importante sentir! 

¿Cuántas veces adormecemos ese sentido revistiéndonos de lo que no tenemos? Y sin darme cuenta, ya estaba contemplando. Y contemplar es lograr ver más allá de donde ven los ojos. Y con eso no solo capturaba la salida de un sol radiante, sino que a su vez podía hacer una alabanza que hiciera honor a uno de los espectáculos más repetidos en la historia del universo. Entonces comencé a escuchar. Desde la distancia y en silencio se oía el canto melodioso de las aves que parecían estar contemplando al igual que yo aquel cuadro con olor a olas de Mar Caribe. Y en ese momento comencé a disfrutar de uno de los viajes más hermosos que he realizado. He comprendido que debemos entendernos como parte de ella. Aprender su lenguaje que constantemente como una buena madre nos acoge tiernamente con intención sanadora.

Xcaret

Fueron días que me permitieron purificar, reencontrar, soltar y sanar. Ojalá y que estas palabras que ahora lees te provoquen también hacerte parte de ella. La naturaleza espera de nosotros lo mismo que ella nos da a diario. Yo, me regalé esa experiencia y hoy me siento fuerte y con deseos de seguir haciendo aquello por lo que fui plantado en esta tierra. No dejes que las circunstancias equivocadas te hagan sentir que no hay terreno fértil bajo tus pies para echar raíces tan profundas que ninguna tormenta pueda derribarte. Atrévete a hacerte parte de ella. Ámala respetando cada brisa que alborote tu pelo, cada rayo que queme tu rostro o cada lluvia que moje tu suelo.

Pensándome.

José Rivas

Published by joserivassep

Nació en Humacao, Puerto Rico. Profesor de inlgés y ciencias de la religión.

One thought on “Somos parte de ella…

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: