Sin remiendos

El ser humano debe estar dispuesto a romperse para volverse a construir cuantas veces sea necesario. Y digo esto puesto que no hay peor cosa que un ser humano remendado.

El dolor que pueda causarnos algo es inevitable y hasta cierto punto nos ayuda a recordar que no somos invensibles, y eso está bien. Lo que no podemos permitirnos es sufrir por causa de eso. El dolor no se elige, pero el sufrimiento va por nuestra cuenta. Y eso hace más daño que aquel o aquello que nos causó el dolor en primera instancia. De manera que si el sufrimiento depende de mi, ¿Cómo puedo vencerme a mi mismo? ¿Cómo escapar de mis pensamientos?

Decía la mística Santa Teresa De Jesús que la mente es la loca de la casa. Y cuanta verdad hay en eso. Si le permitimos vagar por las paredes de nuestras memorias, siempre se fijará en nuestros momentos más oscuros. Y desde la oscuridad sólo se consiguen remiendos que aunque por un tiempo cubran nuestras heridas, al final no permiten que estas sanen.

Romperse para volverse a construir implica ser capaz de acepatar nuestros desaciertos y derrotas. Nada nuevo puede surgir de una paila de escombros. Hay que hacer espacio reubicando todo aquello que nos ha causado dolor. Palabra clave, reubicando, no olvidando. Al reubicar se establece como prioridad lo que queremos hacer desde ese punto en adelante. Poner primero lo importante, nuestros valores, fortalezas y competencias. Estas formarán la base de esa nueva persona en construcción. Lo reubicado, o sea, nuestros recuerdos oscuros que casuan que suframos quedarán guardados en aquella parte de nuestro cerebro que nos permite perder la capacidad de rememorarlos.

Y así es como dejamos de ser personas remendadas para covertirnos a lo nuevo. Si queremos ser felíces o más bien plenos, no podemos vivir sentados únicamente sobre nuestros pensamientos. Debemos aprender a abrazarnos a nuestra realidad sin temor a equivocarnos de nuevo. Al final, si mi pensar hace que mi realidad sea mejor, entonces he aprendido a vivir conmigo. No más remiendos…

Pensándome,

José Rivas

Published by joserivassep

Nació en Humacao, Puerto Rico. Profesor de inlgés y ciencias de la religión.

One thought on “Sin remiendos

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: