Mi sombra y yo

Desde la soledad que puede sentirse en eso que a veces la gente llama amor, comencé a conversar con mi sombra. Después de todo, es la única que siempre está conmigo. Aunque igual que eso del amor puede verse cerca pero, a la hora de sentirla es sólo un espacio ocupado por el reflejo de aquel espejo en el que uno sólo se mira. Aún así, le hablé. Le conté de lo triste que me sentía.

Le hablé de lo solo que estaba y de lo poco correspondido que me sentía. Y allí junto a mi sombra lloré. Recordé los tiempos aquellos cuando lo único importante era sentir que el día era eterno y mis juegos irrompibles. Que nada era lo suficiente cruel para herirme ni tan bueno como para hacerme sentir que sólo a eso me debía.

Ahora, cuando me ahogo en la idea de aquel mundo perfecto que me soñé y veo que no es así, descubro mi miseria, la miseria del hombre.

Y cuando el sol cayó, huyó mi sombra a mí. Fue entonces cuando comprendí que aquello a lo que la gente llama amor es real. Porque es el amor como tu sombra, está a tu lado en todo momento pero en momentos de tiniebla es capaz de habitar en ti.

Pensándome,

José Rivas

Published by joserivassep

Nació en Humacao, Puerto Rico. Profesor de inlgés y ciencias de la religión.

4 thoughts on “Mi sombra y yo

  1. Contraste interesante: para que haya sombra es requisito que también haya luz. Así que la misma sombra nunca esta solitaria. Abrazo, hermano.

    Liked by 1 person

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: